Programa: Bootcamp part-time full stack de Python

Testimonial: 

“El servicio de apresto laboral que ofrece Coding Dojo es muy bueno, apenas uno se gradúa y da aviso que busca empleo, te llaman varias empresas. Finalmente después de varias entrevistas con distintas empresas, ahora soy empleado de EY.”

Cuéntanos un poco sobre ti. ¿Edad, pasatiempos, pasiones y qué hacías (profesionalmente) antes del bootcamp?

Me llamo Jaime, 33 años, Ingeniero Civil Industrial de profesión, me gusta tocar guitarra, trekking, leer, y por supuesto viajar. Antes de entrar al Bootcamp trabajaba como ingeniero en la empresa Techint prestando servicios a la empresa Anglo American Sur en la mina Los Bronces.

 

Más allá del deseo de aprender a programar, ¿por qué decidiste inscribirte en un bootcamp de codificación?

 

Comencé a hacer programas por mi cuenta que me ayudaran a hacer mi trabajo en mi último empleo, el resultado fue tan asombroso e impactante que disfrutaba mucho más trabajando en mis proyectos de programación que me facilitaban y mejoraba la calidad de las tareas que me encargaba la empresa, al terminar el proyecto en el que trabajaba opté no continuar trabajando en lo que hacía sino que era mi deseo, ser programador, así que me inscribí en el Bootcamp de Coding Dojo.

 

¿Qué miedos o dudas te impedían inscribirte? ¿Cómo los superaste?

 

Ningún miedo y mucho menos dudas, estaba haciendo lo que quería y me sentía feliz, lo tengo más que claro, es a lo que me quiero dedicar el resto de mi vida, ser cada vez un mejor programador.

 

¿Cómo fue prepararte para el bootcamp? ¿Estabas nervioso, emocionado, etc.? ¿Cómo te preparaste?

 

Emocionado sin lugar a dudas, nervioso sí también pero ese nerviosismo que hace a uno estar más vivo que nunca, el vivir el momento a full, una experiencia que uno anhela y te mantiene alerta, con resultados bastantes agotadores pero lleno de satisfacción y felicidad por el esfuerzo que se entrega.

 

Explícanos tus primeras semanas en el programa. ¿Qué fue lo que te gustó? ¿Qué fue lo que más te costó?

 

El material que entrega el Bootcamp es bastante bueno y muy amplio, antes de comenzar las clases, se te habilita lo que sería un Pre-Bootcamp, que sirve para nivelar los conocimientos y dar orientación al estudiante de que es lo que debe revisar y aprender para estar preparado cuando este comience, ya que lo que más va a costar, es trabajar todos los días y varias horas, es decir, ser muy perseverante y en lo posible lo más disciplinado que puedas ser.

 

¿Cómo superaste los obstáculos o las luchas que enfrentaste?

 

Perseverando, googleando, no rindiéndome.

 

¿Tienes alguna anécdota divertida que compartir sobre tu tiempo en el bootcamp? ¿Hiciste buenos amigos? ¿Buenos recuerdos?

 

No recuerdo una anécdota divertida, pero si el ambiente era muy amigable y todos son muy buena onda, hay ganas de colaborar y ayudar, los profes y ayudantes están muy comprometidos, a decir verdad, todo el equipo de Coding Dojo le están, lamentablemente por la pandemia uno no comparte con sus compañeros como a uno le gustaría llegar a compartir, pero no quita que la experiencia haya sido muy buena.

 

Cuando se acercaba la fecha de su graduación, ¿cómo te sentías acerca de tus habilidades y perspectivas laborales?

 

Me sentí como Sísifo, el Bootcamp es muy intensivo y exigente, fue una lucha diaria por 4 meses, y sentí que al graduarme había logrado llevar la pesada piedra a la cima, y una sensación de logro y éxito enorme, pero no pasa mucho y la piedra vuelve a caer al pie de la ladera y debes volver empujarla, quiero decir, es un logro fantástico graduarse del bootcamp, pero es solo un pequeño cerro que lograste subir la piedra cuando te das cuenta que tendrás que cargarla a lugares más desafiantes y altos, para que quizás una vez llegues ahí, la piedra vuelva a caer y hay que volver a empezar.

 

¿Cómo fue la búsqueda de empleo? ¿Dónde conseguiste trabajo?

 

Me tomó casi 2 meses desde que me gradué, increíblemente, el servicio de apresto laboral que ofrece Coding Dojo es muy bueno, apenas uno se gradúa y da aviso que busca empleo, te llaman varias empresas, no es fácil quedar seleccionado ya que piden cosas que a veces uno ni siquiera sabía que existían y/o además un gran manejo de varias tecnologías.

Finalmente después de varias entrevistas con distintas empresas, la empresa EY que me realizó dos entrevistas más test de IQ, de Inglés, Personalidad, Matemáticas y lógica, me dio la oportunidad, ahora soy empleado de EY.

 

Más allá de la experiencia en programación, ¿el bootcamp te dio algo más?

 

El servicio de apresto laboral un 7, un trabajo excepcional, mi eterna gratitud al trabajo que hace la señorita Loreto Larraín.

 

¿Qué consejo le darías a otras personas interesadas en bootcamps de programación o que recién están comenzando uno?

 

Primero, te tiene que gustar por lo bajo mucho la programación, si estás por la plata o las comodidades y beneficios que te puede dar un trabajo de programador, no serás feliz, porque este tipo de trabajo aunque no lo parezca, puede ser muy exigente mentalmente, y por sobre todo es que tienes que ser un eterno estudiante autodidacta, preocuparte de mantener la cabeza trabajando y dispuesto a aprender incluso aquello que puede que no te interese aprender, pero te va tocar y la mente de un programador debe estar disponible a todos los desafíos tecnológicos venideros.

 

¿Cuáles son tus metas/sueños para el futuro, digamos dentro de 5 o 10 años?

 

Quiero ser como los programadores que admiro, personas que tienen un enorme dominio de varias tecnologías, que pueden hacer cosas asombrosas en sus computadores, e incluso llegar a cambiar el mundo.