Un agradecimiento a Ethan Urie por su reflexivo artículo sobre cómo superar el síndrome del impostor en programadores. Ethan es un desarrollador con 15 años de experiencia en su haber y actualmente trabaja para Team Treehouse.

¿Crees que no estás calificado para el trabajo que haces? Se llama síndrome del impostor y aquí te explico cómo manejarlo.

 

¿Te castigas por cometer errores simples? O tal vez te pierdes por completo en una reunión sobre un nuevo proyecto porque no conoces la mitad de las tecnologías de las que hablan los otros desarrolladores. Y para empeorar las cosas, constantemente sientes que te estás quedando cada vez más atrás del siguiente framework o lenguaje en tendencia.

 

¡Bienvenido al desarrollo de software! ¡Disfruta tu estadía!

 

Dejando a un lado las bromas, estas emociones negativas son muy comunes (¡no estás solo!). Se llama síndrome del impostor: la sensación constante de no ser lo suficientemente bueno o saber lo necesario para hacer bien tu trabajo. Todo el mundo ha experimentado estas emociones en algún momento de su vida, ya sea personal o profesional, y no solo dentro del desarrollo de software. Es la naturaleza humana. Las personas más exitosas y productivas suelen ser muy eficaces para minimizar las apariciones del síndrome del impostor en sus vidas.

 

A partir de mi experiencia personal como desarrollador de software y los consejos de los mentores con los que he trabajado, en esta publicación del blog analizaré las causas fundamentales comunes de estas emociones y los pasos a seguir para superar el síndrome del impostor.

 

¿Por qué te sientes como un fraude?

 

  • El desarrollo de software nunca deja de evolucionar. Ya es un campo grande y se está extendiendo aún más. No solo hay más personas que ingresan como nuevos desarrolladores, sino que el uso de software se está expandiendo, lo que significa que la demanda de desarrolladores está aumentando. Esto fomenta la creación frecuente de nuevos lenguajes, frameworks y herramientas. Sin embargo, significa que hay más que aprender y se volverá más complejo a medida que la industria madure. Teniendo esto en cuenta, a veces puedes sentirte abrumado como desarrollador.

 

  • Además, los medios crean percepciones poco realistas en torno a la industria tecnológica. Específicamente, el software recibe mucha atención y gloria en los medios. Dada la frecuencia con la que las nuevas empresas tecnológicas son cubiertas en los medios y cómo sus fundadores son retratados como brillantes y excepcionalmente creativos, no es de extrañar que tanta gente sienta que nunca podrá triunfar como un desarrollador de primer nivel. El desarrollo de software también tiene un mito que se ha desarrollado a su alrededor y que dice que solo las personas súper inteligentes pueden comprenderlo. Si bien eso pudo haber sido cierto alguna vez, los lenguajes de programación y las herramientas han recorrido un largo camino y han hecho que la programación sea mucho más fácil y accesible.

 

En conclusión, esta idea errónea de que la brillantez es un requisito previo para los desarrolladores, y la presión de mantenerte al día con las últimas tendencias, producto del rápido crecimiento de la industria, puede llevarte a concentrarte en lo que no sabes y alimenta la sensación de insuficiencia. Muy pronto serás víctima del síndrome del impostor. Te sentirás como un fraude y empezarás a trabajar más duro y durante más tiempo, te obsesionarás con los pequeños detalles y restarás importancia a tus logros futuros. Incluso puedes darte cuenta de que le das crédito a la suerte por tus éxitos, en lugar de tu habilidad y conocimiento como desarrollador.

 

¿Te sientes identificado? Repasemos las diversas formas de combatir esto.

 

¿Cómo hacerte cargo del síndrome del impostor como programador?

 

Aquí hay algunos consejos para combatir el síndrome del impostor que vive en todos los desarrolladores:

 

 

  1. Siéntete cómodo estando incómodo

 

Debes darte cuenta y aceptar que el síndrome del impostor nunca desaparece realmente. La clave del síndrome del impostor es que estás comparando lo que sabes con lo que crees que saben otras personas. No ves a otras personas luchando y no sabes lo que ellos no saben. Es como leer detenidamente Facebook o Instagram: ves las vacaciones de todos los demás, autos nuevos, casas nuevas, teléfonos nuevos, nuevos seres queridos, etc. Pero verás muy poco sus dudas y debilidades. Estás comparando una visión ideal de la vida en Facebook con toda tu vida, tanto las partes positivas como negativas.

 

Ésta es la esencia del síndrome del impostor. Ves el éxito y la inteligencia de todos los demás, y luego temes no tener eso o no conocer ese concepto o tecnología. Enfocarte en tus propias debilidades es comprensible y natural. Ninguno de nosotros quiere ser el peor desarrollador de una empresa. A la mayoría de los desarrolladores les encanta aprender y hay mucho para educarte en desarrollo. Por lo tanto, es natural mirar lo que aún tienes que aprender, compararte con personas que ya lo saben todo, sentirte inferior y nunca llegar a ser un experto.

 

Para ser honesto, nunca serás un experto en desarrollo de software. Siempre habrá más que aprender. Siempre habrá nuevos lenguajes, procesos o tecnologías por dominar. Siempre habrá alguien que sepa algo que tú no. Siempre habrá alguien que sepa más que tú. Siempre habrá alguien que sea mejor desarrollador.

 

Ese pensamiento puede ser deprimente en este momento, pero siento que en realidad es liberador. Puedes concentrarte en mejorar y crecer. Enfócate en lo que puedes controlar: tus habilidades y tu conocimiento. Acepta que nunca habrá un punto en el que te sientas completamente informado y completamente cómodo.

 

En resumen, como dijo un desarrollador con el que hablé: siéntete cómodo estando incómodo. Acepta tu ignorancia y úsala para impulsar tu crecimiento, no tus dudas.

 

 

  1. Adopta la mentalidad de crecimiento

 

Crecí principalmente creyendo que la inteligencia era fija y que ésta determinaba mi éxito. Me fue bien en la escuela y aprendí y entendí muchos conceptos con facilidad. Pero en los últimos años, me di cuenta de que inconscientemente había evitado ideas y desafíos realmente difíciles. Si no los hubiera evitado por completo, al menos me hubiera considerado demasiado estúpido para manejarlos cuando no los entendía rápidamente. Luego leí el libro de Carol Dweck “Mindset: The New Psychology of Success” y me di cuenta de que tenía lo que ella llamaba la “mentalidad fija”.

 

Las personas con mentalidad fija tienen una necesidad constante de demostrar su competencia e inteligencia. Tienen una profunda necesidad de ser perfectos en todo y de ser perfectos de inmediato. Debido a que estas personas ven su inteligencia como estática, las fallas son un reflejo de su falta de inteligencia y, por lo tanto, buscan culpar a las circunstancias u otras personas por sus fallas.

 

Sin embargo, en su libro, Dweck muestra que la inteligencia no es fija y, de hecho, está directamente ligada al esfuerzo y al desafío. La mentalidad de ver los obstáculos como oportunidades para aprender, para ayudarte a mejorar en lugar de asaltar tu inteligencia es la “mentalidad de crecimiento” de Dweck.

 

Antes de leer el libro, sabía que para hacerme más fuerte o correr más rápido, o más lejos, tendría que hacer ejercicio y esforzarme para expandir mis habilidades físicas. Pero como la mayoría de las personas con mentalidad fija, no me di cuenta de que también tenía que hacer eso con el aprendizaje. Pensé que cuanto más inteligente eras, más fácil entendías las cosas y eso fue todo. No hay forma de mejorar. Si no lo entendiste, fue porque no fuiste lo suficientemente inteligente. Pero Dweck nos muestra que muchas cosas son intrínsecamente difíciles de aprender y el proceso de aprendizaje es lo que te hace más inteligente. Por no hablar del hecho de que sabrá más cosas después.

 

Curiosamente, desde entonces he visto repetirse este tema. En “El obstáculo es el camino”, de Ryan Holiday, resume la filosofía estoica y sus puntos de vista sobre las dificultades. Esencialmente, la filosofía se centra en el crecimiento y la mejora personal y cree que solo trabajando en situaciones difíciles se puede mejorar y crecer. Al igual que levantar pesas más pesadas o correr una milla extra, resolver problemas intelectuales difíciles te enseñará cómo manejar situaciones aún más difíciles en el futuro.

 

Del mismo modo, Paul Arden se hace eco de esta filosofía en su libro “No se trata de lo bueno que eres, sino de lo bueno que quieres ser”. Arden es muy conocido en el mundo de la publicidad, pero incluso si no lo conoces, su libro es una breve descripción de cómo el esfuerzo genera éxito. Su libro te anima a ver los desafíos y las situaciones difíciles como la única forma de mejorar mil veces, en lugar de verlos como una prueba de que no eres lo suficientemente bueno.

 

Esencialmente, tu sentimiento de insuficiencia es una señal de que estás siendo desafiado. Para convertirte realmente en un gran desarrollador, debes aceptar ese desafío y buscarlo. Considéralo como una oportunidad para aprender, mejorar y crecer.

 

 

  1. Lleva un registro de tus logros

 

Reflexionar regularmente sobre tus éxitos puede ayudarte a recordar lo lejos que has llegado y lo bueno que eres en realidad. Esto ayudará a equilibrar la balanza del diálogo interno positivo frente al negativo que está en el corazón del síndrome del impostor.

 

Una buena manera de hacerlo es programar una cita periódica en el calendario cerca del final de cada mes para agregar todos los logros de ese mes a una “carpeta” de logros. Incluso si algo finalmente falló, si intentaste algo fuera de tu zona de confort, anótalo. Fue una experiencia de crecimiento.

 

Además de capturar tus logros mensuales, también debes tomarte unos minutos para reflexionar sobre los logros pasados ​​y agregar los de los meses anteriores que hayas olvidado. Además, no te limites a escribirlos y leerlos. Realmente necesitas reflexionar sobre lo que supuso ese logro y cómo te sentiste al respecto.

 

Esta práctica también viene con una ventaja. Puedes tomar ese portafolio para mejorar tu currículum o perfil de LinkedIn para ayudarte a obtener futuros trabajos. ¡Perfecto!

 

 

  1. Descubre cómo cree tu supervisor que te está yendo

 

El síndrome del impostor prospera cuando todo lo que haces es pensar. Una de las cosas que debes hacer es salir de tu propia cabeza para combatir el síndrome del impostor. Tu supervisor es la persona que tiene control sobre tu trabajo y obtener su opinión sobre cómo lo estás haciendo es esencial para contar con una visión realista de tus habilidades y efectividad.

 

De todos modos y en el caso ideal, te reúnes con tu supervisor en persona de forma regular, pero si no es así, habla con él sobre cómo llegar a un acuerdo para conversar al respecto. En estas reuniones les sugiero que discutan lo siguiente:

 

  • ¿Qué cree que estás haciendo bien? Asegúrate de seguir haciéndolo.
  • ¿Hay algo específico en lo que sienta que debes trabajar a corto plazo? Si es así, ¿qué objetivos medibles pueden establecer ambos para determinar el éxito?
  • ¿Qué objetivos medibles a más largo plazo (3 a 6 meses) pueden establecer ambos que le indiquen el éxito a tu supervisor? Esto es útil cuando recién estás comenzando con una nueva empresa o en un nuevo equipo para calibrar tus expectativas de progreso con las de ellos.

 

Una vez que tengas algunas metas, discute tu progreso con tu supervisor en sus reuniones regulares. Las cosas cambian y también los objetivos, así que no tengas miedo de refinar o cambiar los objetivos a medida que cambian las circunstancias.

 

 

  1. Descubre cómo aprendes más

 

Si bien ahora hay datos que muestran que los estilos de aprendizaje no son realmente determinantes, todos tenemos formas en las que preferimos aprender. Usar tu estilo de aprendizaje preferido puede ayudarte a infundir confianza y alejarte más de tu síndrome del impostor. Piensa en lo que has intentado aprender en el pasado y lo que funcionó mejor. Piensa qué recursos (libros, videos, cursos) parecieron aclarar las cosas o qué pareció ayudarte a llegar a ese “¡Ajá!” momento.

 

En mi caso, descubrí que aprendo mejor los lenguajes y los frameworks cuando leo un libro (u otra descripción detallada) primero y luego intento usarlos mientras hago referencia a los tutoriales. Los videos a veces funcionan para darme una descripción general, pero a menudo tengo preguntas específicas en mente que los videos rara vez cubren. Lo que no me ha funcionado es aprender empezando con la práctica. Extraño los grandes conceptos que los libros y los cursos generalmente cubren desde el principio y que ralentizan mi proceso mental.

 

Conozco a muchos desarrolladores y aspirantes a desarrolladores que aprenden mejor con la práctica. Yo soy de la misma manera. Solo al ver cómo funciona puedo comprenderlo completamente. Este método de aprendizaje significa usar proyectos en libros, cursos o que tú mismo inventes, para impulsar tu aprendizaje. Si puedes crear un proyecto en el que estés personalmente muy interesado, esa pasión puede ayudarte a superar los obstáculos y desafíos con los que te encontrarás.

 

Utiliza este autoconocimiento y experimenta con alternativas para mejorar tu aprendizaje en el futuro. A medida que refinas tu proceso, acelerarás tu aprendizaje y disminuirás la cantidad de tiempo que te sientes estancado e incompetente.

 

 

  1. Planifica tus objetivos profesionales para reducir las dudas.

 

Gran parte del síndrome del impostor autoinducido puede deberse al miedo a lo desconocido cuando miras el camino que debes recorrer. Para combatir esto, tendrás que establecer metas y planificar tu trayectoria profesional. Esto te proporcionará confianza al tomar decisiones profesionales y decidir qué habilidades aprender y en qué concentrarte.

 

Primero, debes concentrarte en lo que quieres hacer eventualmente: en qué industria, tecnología, lenguaje, la empresa en que deseas trabajar o para qué. Luego, utilizando esa información, averigua lo que necesitas aprender.

 

Puedes encontrar las habilidades necesarias al ver los requisitos del puesto que deseas tener. También puedes averiguar qué habilidades son necesarias buscando desarrolladores que tengan el trabajo que deseas en LinkedIn o a través de Meetups. Contáctalos y reúnete con ellos para tomar un café o almorzar y hablar sobre su trabajo y las habilidades que usan con regularidad.

 

Por ejemplo, supongamos que estoy interesado en conseguir un trabajo como desarrollador de iOS. Primero, vería si conozco personalmente a alguien que tuviera experiencia como desarrollador de iOS. Si no, vería si alguien que conozco fuera un desarrollador de iOS. Intentaría conocerlos o hablar con ellos sobre su trabajo. Les preguntaría qué lenguajes, herramientas y frameworks usan con regularidad o me recomendarían que aprenda. Luego les preguntaría qué me enseñarían si tuvieran entre 1 y 2 meses para prepararme para ser un desarrollador junior de iOS en su empresa. Esto también debe incluir qué recursos usarían para cumplir la meta.

 

En segundo lugar, buscaría LinkedIn, Indeed.com y otros sitios de trabajo (incluso solo en Google para “empleo en iOS”) para ofertas como desarrollador de iOS. Luego, al leer la lista de ofertas de trabajo, anotaré qué lenguajes y tecnologías están buscando. Muchos trabajos de iOS solicitan Swift como lenguaje, pero también puedes encontrar Objective-C. Otras posiciones podrían requerir lenguajes iOS no nativos como C# y Javascript, ya que también hay formas de escribir aplicaciones en esos lenguajes.

 

Toma nota de la diferencia relativa entre los lenguajes que encuentres. Además, ten en cuenta qué otros requisitos se enumeran. ¿Quieren la experiencia de Core Data o Realm? ¿Qué te parece la experiencia con la creación de redes y el trabajo con API REST o GraphQL?

 

Puedes dejar de buscar nuevas ofertas de trabajo cuando no veas nada nuevo.

 

Con estos datos recién descubiertos, desarrolla un plan para reforzar tus conocimientos y habilidades. Encuentra qué libros, tutoriales, videos y cursos son los más recomendados y utilízalos.

 

Tener este plan también te ayuda a decir que no a aprender las cosas que no te llevarán a donde quieres ir. Personalmente, sigo manteniendo una lista de todas las cosas a las que digo que no, pero que aún así aprendería en un mundo ideal. Hago esto para liberarlo de mi cabeza, pero también como referencia en caso de que mis prioridades o dirección futura cambien, o esté buscando un nuevo proyecto paralelo.

 

 

Esto nunca termina: manejando el síndrome del impostor a medida que avanzas

 

Un aspecto desafortunado del síndrome del impostor es que nunca te separas de él. Aunque he estado desarrollando software profesionalmente durante casi 15 años, todavía lo tengo. Conozco a otros desarrolladores buenos y experimentados que también luchan contra él constantemente. Comenzar a controlarlo al principio de tu carrera y tomar medidas para debilitarlo es una de las mejores formas de reducir su impacto en ti en el futuro.

 

En mi caso, comprender y aceptar el síndrome del impostor y cambiar mi forma de pensar ha tenido el mayor impacto. Cada vez que empiezo a sentir que no soy lo suficientemente productivo o que no avanzo lo suficientemente rápido, reflexiono sobre por qué me siento así. Pienso en todas las posibles razones por las que podría no ser tan productivo como creo que debería y evalúo si creo que son válidas. La mayor parte del tiempo lo son.

 

También reflexiono sobre mi situación para ver si estoy haciendo lo mejor mientras aprendo. ¿Estoy optimizando el aprendizaje o simplemente estoy tratando de parecer ocupado y productivo? Si no estoy optimizando el proceso de aprendizaje, cambio mi forma de pensar y disminuyo la velocidad. Cuando estoy trabajando en una nueva base de código, me di cuenta de que tengo que ajustar constantemente mi forma de pensar para ver la tarea como una oportunidad para crecer y mejorar.

 

Descubrí que enfocarme en mejorar mi forma de pensar, junto con las reuniones regulares con mi supervisor, han reducido la ansiedad y el pánico que creó el síndrome del impostor en el pasado. Siento que disfruto más de mi trabajo y soy un desarrollador mucho mejor por eso.

 

 

Si este artículo te resultó útil, tengo muchos más consejos para ayudarte a convertirte en un desarrollador de software exitoso en mi sitio. También he creado una guía especial para los lectores del blog de Coding Dojo que detalla las habilidades no técnicas que los nuevos desarrolladores deben aprender para mejorar su perfil.

Puedes obtener tu copia aquí: learntobeadeveloper.com